En marzo del 2006 ocurrió un incidente trágico que tuvo un gran impacto sobre la Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo de Estados Unidos (CPSC por sus siglas en inglés). Jarnell Brown, un niño de 4 años de edad de Minneapolis, Minn., se tragó un amuleto de metal que estaba fabricado con plomo casi puro. Lamentablemente, el niño murió 4 días más tarde. Desde el 2004, nuestra agencia ha llevado a cabo más de 50 retiros del mercado que involucraron sobre 180 millones unidades (…)

Leer más Jan 13