Cambie la hora, cambie las baterías – Un hábito que puede cambiar su vida

Hombre colgando de manecilla de un relojBlog in English

La primavera está a la vuelta de la esquina, así que ya sabe lo que eso significa: cambiar la hora en sus relojes. El horario de verano comienza el domingo 13 de marzo. Este fin de semana es también un buen momento para tomar medidas y asegurarse de que su hogar está preparado para casos de emergencia. Además de adelantar una hora sus relojes, la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de EE.UU. (U.S. Consumer Product Safety, CPSC) insta a los consumidores a cambiar las baterías en las alarmas detectoras de humo y de monóxido de carbono (CO).

“El tomarse unos minutos en prepararse para una emergencias en su hogar puede mantenerlo fuera de la sala de emergencias”, afirma el presidente de la CPSC, Elliot F. Kaye. “Baterías nuevas en las alarmas de humo y CO pueden salvar vidas”.

Las baterías en las alarmas deben cambiarse una vez al año, a no ser que tenga baterías con una extensión de vida de 10 años en estas. Las alarmas deben probarse mensualmente para asegurarse que funcionen adecuadamente. El CO es un tóxico gas incoloro e inodoro que los consumidores no pueden ver ni oler. Las alarmas de humo y los detectores de CO en buen funcionamiento pueden ayudar a proteger a su familia de riesgos de incendio o monóxido de carbono en su hogar. Toda casa necesita alarmas funcionando correctamente para ofrecer una advertencia preventiva.

Las alarmas de humo deben colocarse en cada nivel de su hogar, afuera de áreas para dormir y dentro de los dormitorios. Los detectores de CO deben instalarse en cada nivel del hogar y fuera de cada área para dormir.

Cada año, entre los años 2010 y 2012, se registró un promedio de 360,400 incendios residenciales no intencionales, que resultaron en aproximadamente 2,200 muertes, 13,000 lesiones y casi $6.5 mil millones de pérdidas en daños a propiedades.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention ,CDC), hubo un promedio anual de 430 muertes debidas a CO sin incendio, entre 1999 y 2010.

Según la Asociación Nacional de Protección contra Incendios (National Fire Protection Association, NFPA), aproximadamente tres de cada cinco muertes por incendio ocurren en hogares sin alarmas de humo u hogares con alarmas de humo que no funcionan.

Recuerde, casi todos los días una alarma de humo y CO salva la vida de alguien. Preparar y practicar un plan de escape puede hacer que su familia gane un tiempo valioso a la hora de escapar de un incendio o nivel peligroso de monóxido de carbono.

Connect with Me: